Video de la videoconferencia «Cómo afrontar la fatiga cognitiva después de un TCE y otras lesiones cerebrales sobrevenidas»

Video de la videoconferencia "Cómo afrontar la fatiga cognitiva después de un TCE y otras lesiones cerebrales sobrevenidas". Asociación Daño Cerebral Invisible.

Desde la Asociación Daño Cerebral Invisible os compartimos la charla online “Cómo afrontar la fatiga cognitiva después de un TCE y otras lesiones cerebrales sobrevenidas. Convivir con la fatiga cognitiva y no morir en el intento…”, que tuvo lugar el 22 de noviembre 19:30h.

Como veréis en la charla hay varios testimonios de personas con DCA (daño cerebral adquirido) que nos cuentan cómo conviven con la fatiga cognitiva en su día a día, y dos profesionales de la neuropsicología que nos ayudan a entender cómo es la fatiga, por qué está ahí y algunas estrategias para sobrellevarla.


Neuropsicólogos:
• Christian Salas. Neuropsicólogo clínico. Director Unidad Neuropsicología Clínica de la Universidad Diego Portales, Santiago de Chile. Director de SERebros.
• Belén Laureano, Neuropsicóloga clínica en el CERNEP, Unidad asistencial al Daño Cerebral del Centro de Investigación CIBIS de la Universidad de Almería.

Testimonios: Annie Byer, Virginia Martínez, Almudena Martín, Rafael Pérez Martínez.
Coordinación: Aurora Lassaletta, presidenta Asociación Daño Cerebral Invisible.

Agradecemos mucho la participación de las personas que han dado su testimonio, así como de los profesionales. La charla online ha sido una muy buena oportunidad de un diálogo cercano entre profesionales y afectados para ampliar e integrar miradas.

¡Esperamos que os guste!

Matemáticas para evitar el cansancio

Cansancio. Asociación daño cerebral invisible.

Uno de mis síntomas más estables y que, aunque mejore, siempre me acompaña es la fatiga. Tras cualquier actividad física moderada, pero sobre todo, después de una actividad cognitiva intensa … Leer más…

¡ Adiós a la multitarea !

¡ Adiós a la multitarea !Aurora Lassaletta. Asociación Daño Cerebral Invisible

A medida que intento retomar más actividades de la vida diaria esta nueva forma de actuar se hace cada vez más evidente. Antes era una mujer madre multitarea, que era capaz de hacer varias cosas a la vez: cocinaba mientras hablaba por teléfono revisando con una compañera del trabajo el último caso que llevábamos en equipo, me terminaba de vestir para salir a una reunión y al colgar el teléfono sacaba del congelador algo para la cena mientras repasaba cantando la última canción que estaba aprendiendo para el coro. Entonces llevaba a mi hijo mayor al colegio y escuchaba su conversación en el coche mientras sonaba mi música favorita en la radio. Describo estos treinta minutos intrascendentes de un día rutinario.

Ahora las cosas han cambiado. Ya no puedo hacer o pensar varias cosas al mismo tiempo en paralelo. Cada cosa requiere una atención plena y un tiempo único. Si me pongo a cocinar tengo que concentrarme en la cocina, cerrando la puerta y no dejando que interfieran los ruidos externos, voy más lenta pensando muy bien cada paso. Después cuando termino puedo hacer una llamada y cuando ésta se acaba puedo hacer el paso siguiente. Así paso por paso.

Es verdad que he mejorado bastante y ahora puedo hacer dos cosas a la vez en muchos momentos, sobre todo si no estoy muy cansada, porque la atención y el cansancio van muy unidos. Pero si me olvido de esta limitación e intento hacer tres cosas a la vez no consigo concentrarme y la fatiga mental es tal a continuación que tengo que parar todo y durante mucho tiempo no puedo retomar ni una tarea.

                                                               

La inaccesibilidad cognitiva

La inaccesibilidad cognitiva

Hoy me han propuesto, desde FEDACE (Federación Daño Cerebral) una actividad muy interesante y agotadora, que tiene que ver con la importancia de la accesibilidad cognitiva. La tarea, propuesta por … Leer más…

La pregunta del millón en DCA: ¿POR QUÉ ESTE CANSANCIO?

¿Porqué este cansancio? Asociación Daño Cerebral Invisible.

Al volver a casa desde el hospital me encontraba con un cansancio importante. Lo atribuía a no haber podido dormir del tirón durante bastante tiempo en el hospital con las entradas y salidas del personal sanitario para la medicación o controlar mis constantes. Un mes después me seguía encontrando muy fatigada con poco que hacía o pensaba o hablaba. Me preguntaba, ¿qué me pasa?. Y entonces lo atribuía a mis fracturas físicas, que iban recuperándose pero aún dolían a veces y requerían rehabilitación. Pero varios meses después cuando todo el mundo me decía “¡Qué bien estás ya!” y las secuelas físicas del accidente no se apreciaban tanto yo siempre contestaba: “Sí, pero estoy agotada…”. No entendía por qué.

Seguí atribuyéndolo a una falta de forma física y me centré en recuperarla, caminando, haciendo pilates, natación, pádel… Cada actividad era como un sobreesfuerzo enorme, pero conseguí mejorar algo mi forma física dándome cuenta de que aún así el cansancio no disminuía.

He pasado a llamar a este cansancio el «cansancio neurológico», porque es muy diferente del cansancio de antes, que resolvía con una cabezada o con dos cafés. Este cansancio, como no lo prevengas se instala y no te abandona en muchas horas. He mejorado y mi cansancio es menor ahora, pero creo que es la secuela más estable de todas.

Y me he dado cuenta de que nos pasa a muchas personas con daño cerebral adquirido. Mis compañeras en el video lo explican muy bien.

Me encantaría tener aportaciones de los profesionales especialistas en daño cerebral, de otras personas con DCA con cansancio o de sus familias con sus comentarios. El cansancio excesivo es un síntoma muy común y muy frecuente en DCA. El conocerlo, prevenirlo y aprender herramientas para convivir con él es muy importante en mi día a día.