«Las caídas», por Gobieta Alonso (madre con DCA)

Imagen de la autora del texto en un parque con hijas jugando de fondo

Os quiero compartir en el blog un texto muy sugerente y que me ha llegado al corazón, de Gobi, una madre de Braining Mums, que nos transmite con mucha claridad, honestidad y esperanza el día a día de muchas personas con una lesión cerebral adquirida. Nos habla de muchas cosas y en concreto de las caídas.

LAS CAÍDAS

«Mis amigas y yo nos caemos frecuentemente.

No es que seamos mas torpes que la media, es que somos especiales y a veces se nos olvida.

Somos especiales porque la vida nos dio un guantazo a cada una que nos dejó en la casilla de salida otra vez. Pero no en plan que todas hayamos perdido el trabajo, que también, sino peor…

En la casilla de salida de nuestra propia humanidad. Muchas hemos tenido que aprender a respirar solas de nuevo, a mantenernos erguidas, a andar, a hablar,  a reconocer o a organizarnos, por supuesto a querernos. Hemos vuelto a empezar cada una de una manera, pero con muchos puntos de encuentro: todas hemos sufrido daño cerebral adquirido, la mayoría asociado al parto de nuestros hijos, así que por eso somos especiales tenemos DCA y somos mamás, casi nada.

El caso es que nos caemos con frecuencia porque a nuestro cerebro, cuando se cansa, se “le olvida” que tenemos dos pies y nos tropezamos fácilmente, lo que puede acabar en caídas que, sobre todo, nos machacan la autoestima. Porque siempre nos centramos en que nos hemos caído porque tenemos DCA y no en que a pesar del DCA hemos conseguido volver a andar o estamos en ello. No nos centramos en que hemos conseguido ( o estamos consiguiendo) normalizar aún más nuestras vidas, volver a ser un poco mas quienes fuimos peleando por seguir integrándonos en una normalidad que sabe a premio gordo…. No nos da tampoco por pensar que todo el mundo se cae, nosotras también y eso es un signo más de normalidad conquistada ….no, nosotras nos caemos y dejamos que nuestro cerebro nos torture recordándonos que tenemos un problema y no…….

Amigas, no. No le dejéis. Decidle a vuestro cerebro que de eso nada. Nos caemos porque volvemos a estar de pie. porque volvemos a andar y que caerse es una victoria de nuestra férrea voluntad. de nuestras ganas de seguir vivas y formando parte de nuestra sociedad…..

Amigas decidle a vuestro cerebro que se olvide de haceros sentir mal por una caída. Porque desde ahora cada caída nos recordará todo lo conquistado, que es mucho, el esfuerzo, el cansancio, el sufrimiento y si, la recompensa será más dolor si nos caemos pero esas serán heridas de guerra….

Porque es lo que somos guerreras especiales, incansables, orgullosas,  amantes y amadoras, que se fastidie nuestro cerebro chinche que nosotras vamos a seguir andando y peleando, ¿verdad?»